User-agent: Mediapartners-Google Disallow: FABRICA ARTESANAL DE JABONES NATURALES ADE: La Piel

publicidad

BUSCA TUS COSMETICOS NATURALES

La Piel


La piel, un centro industrial perfecto.
Una persona adulta está rodeada aproximadamente de dos cuadrados de piel. A simple vista, en ella sólo podemos apreciar el vello, las estrías, las arrugas. Sin embargo, bajo un cristal de gran aumento todo resulta mucho más excitante.
Nuestra epidermis vive, además, su propia vida. Es un mundo aparte. Tiene un centro industrial formado por talleres de producción, fábricas de diferentes tintes, laboratorios químicos, empresa de construcción y una estación de bomberos. Nuestra piel es una gran compañía de producción en cadena, perfectamente sincronizada. 

La funciones de la piel son varias y con sus complementos : como el vello que se convierte en pelo y las estrías en canales; aparecen también una especie de escamas, no exactamente igual a las de los peces, pero sí muy similares. El pelo humano reacciona, erizándose, ante el frío, el miedo o la ira, como ya sucedía en los primeros tiempos de la humanidad. Entonces estas reacciones le eran muy útiles; cuando hacía frío, el pelo erizado le daba calor; si sentían temor ante algo, les proporciona sensación de protección. 
La funciones de la Piel

La melanina y la queratina son las sustancias responsables de los diferentes tonos de piel de la especie humana. La melanina es el pigmento negro que contribuye a la coloración del pelo y de la epidermis. La queratina por sí sola produce un tono amarillo. Ambas sustancias juntas desarrollan una tonalidad tostada o parda. Las pieles blancas también poseen melanina que da color al pelo y a los ojos. Por eso incluso las personas más pálida se broncean en verano; a las pocas horas de un baño de sol comienzan a salirles en la epidermis los tonos oscuros de la melanina, que conceden un bronceado protector. Se ha comprobado que los rayos ultravioletas que activan la melanina activan a la vez la vitamina D. los rubios y con los ojos azules carecen de melanina. O poseen tan poca que no consiguen broncearse de manera uniforme. Las pecas salen, por otra parte, aparecen cuando las células colorantes reciben el riego sanguíneo de forma desigual; el color surge de modo irregular, ya que las células mejor regadas son más activas que las otras.

De muchos días de exposición solar, al cabo de un tiempo se marcha y vuelve el color natural. Esto ocurre porque la capa superior de la piel se renueve constantemente; en tres o cuatro semanas ya no queda ninguna célula de la primera capa. Todos los días se reproducen millones de células nuevas, hasta que, en un momento determinado según cuerpo, ya no le llega la sangre y las células mueren. Nuestra piel siempre es nueva, distinta, recién nacida. La epidermis tiene normalmente un grosor de una centésima de milímetro. Por eso, si sufrimos una quemadura leve, la piel que se abomba sobre ella es la epidermis. 


En la dermis hay vasos sanguíneos y glándulas sudoríparas. Actúan como los bomberos, alertas en todo momento para evitar que se produzcan incendios o congelaciones.

La piel cumple también una función como emisora de señales. Si los humanos viviéramos sin piel, nos encontraríamos totalmente indefensos y a merced de los peligros del exterior. Imaginemos que distraídamente nos cortamos un dedo con un cuchillo; enseguida sentimos dolor e inmediatamente apartamos el objeto cortante. Las terminaciones nerviosas de la dermis son las responsables de que la piel experimente estas sensaciones. Las terminaciones nerviosas realizan una labor específica. 

En la yemas de los dedos de las manos tenemos una mayor cantidad de terminaciones sensibles al tacto, lo que nos permite palpar mejor; en cambio, en la espalda poseemos muchas menos; por ese motivo, cuando alguien nos toca en la espalda, nos resulta más difícil adivinar con cuántos dedos lo ha hecho. Como vemos la piel no es solamente una capa que nos cubre. Nos defiende, nos avisa, nos ayuda: Y también desempeña su papel psíquico y afectivo. Es capaz de proporcionarnos sensaciones gratificantes y de originar la aparición de sentimientos. Sin la piel el hombre no podría experimentar el mundo de las sensaciones.

Google+ Followers